Manifiesto

Veinte Centavos surge por la necesidad de crear un espacio en el cual podamos escribir y debatir sobre diversos temas culturales. Literatura, música, cine y teatro serán nuestros temas habituales, y no dejaremos de lado la actualidad, en la que se combina el pasado y el futuro.Aprovechando la tecnología, creamos está revista virtual, este blog cultural, y esperamos que ustedes disfruten leyendo –y respondiendo- y nosotros escribiendo.

Batman: el riesgo de romper los códigos.

Por Nahuel A. Billoni.


El estreno de Batman: El caballero de la noche, permite al autor hacer un breve análisis sobre este género cinematográfico y marcar como la película de Nolan asume riesgos que no es común encontrar.


En los últimos años los films sobre superhéroes han inundado la pantalla, varios iconos del comic tuvieron su película. Diferentes entre si, desde la estética hasta la concepción del héroe, este género sufrió un cambio interesante, que devino en una división entre dos tipos de films, uno de carácter realista y otro, de corte fantástico. En el primer grupo encontramos a Batman Inicia y Superman regresa; en el segundo a Los Cuatro Fantásticos y Ghost Rider.
Las películas fantásticas mantienen la línea de los viejos films: buenos y malos definidos, pocas explicaciones, mucho impacto e historias que sirven de excusa para mostrar los poderes del héroe de turno (entiendase efectos especiales).
En cambio, en las películas realistas presentan un nuevo panorama bastante diferente. Empecemos por aclarar que cuando decimos films realistas hacemos referencia a la visión que presenta la obra sobra sus personajes e historias, a la construcción de esa realidad ficticia. Aquí se intenta buscar una explicación racional (humana) a la conducta de los personajes, ante todo son personas que tienen conflictos.
La película que llevó este concepto hasta el extremo es Batman: El Caballero de la noche. Además de ser un gran film, es una obra más ligada al policial negro que al mundo de la historieta. Antes de compararla con el Batman de Burton hay que compararla con El Padrino de Coppola, Barrio Chino de Polanski o Fuego contra fuego de Mann.
Acá la visión se torna tan oscura que llega un momento en que ni el propio Batman se salva. Como los hechos se presentan desde una realidad cercana, no podemos dejar de pensar en que es un parapolicial, con ideas autoritarias y violentas: Nolan no se preocupa por construir un héroe clásico y es un riesgo que vale la pena aplaudir.


¿Qué te pareció Batman: El Caballero nocturno? No te olvides de dejar tu comentario.

3 comentarios:

Lulú dijo...

buenas buenas, nomás saludo y no opino, no vi la peli.
un beso.

Fede dijo...

Es la peli de Batman que más me gusta. Sin duda es diferente como dice Nahuel. Solo quiero marcar que donde Nahuel dice: "Además de ser un gran film, es una obra más ligada al policial negro que al mundo de la historieta."
Debería hacerse un comentario sobre el tipo de historieta en el que se basó la última película de Batman. Es que la historieta que se utilizó de referencia es la conocida ya como Dark Knight que es muy muy oscura y se inclina mucho más a lo policial. Por ende, Batman, no deja de ninguna manera de estar ligada al mundo de las historietas.

Buena nota!

Nahue dijo...

Coincido con vos, Fede. Tiene puntos de coincidencia con "La broma asesina", que cuenta el origen del Guasón; y a la serie Dark Knight, que tiene argumentos policuales -como las Crónicas-. Hacía referencia al cómic mas naif, al que siempre es llevado al cine.
De paso, recomiendo La broma asesina, es una muy buena obra!