Manifiesto

Veinte Centavos surge por la necesidad de crear un espacio en el cual podamos escribir y debatir sobre diversos temas culturales. Literatura, música, cine y teatro serán nuestros temas habituales, y no dejaremos de lado la actualidad, en la que se combina el pasado y el futuro.Aprovechando la tecnología, creamos está revista virtual, este blog cultural, y esperamos que ustedes disfruten leyendo –y respondiendo- y nosotros escribiendo.

A propósito de Che, el argentino

Por Nahuel A. Billoni






Hace unos días se estrenó Che, el argentino, la última versión cinematográfica sobre la vida de Ernesto Guevara, quizás la más pretenciosa o la que intenta ser la definitiva. En esta ocasión el film nos cuenta el periodo que va desde la invitación de Fidel a formar parte del grupo hasta la victoria en Santa Clara.


Una vez de terminado de ver el film surge una pregunta: ¿Cómo se debe analizar la película sobre uno de los personajes políticos más importantes, polémicos e influyentes de buena parte del siglo veinte?


Si nos concentramos en la parte estética, es una obra impecable. Steven Soderbergh –el director- decidió encarar el film bajo un estilo símil documental: entrevistas, mucha cámara en mano (desprolija, juegos con el foco) . Además trabajó con varias películas, es decir, hay blanco y negro, mucho grano y altos contraste; es más, estas dediciones sirven para reforzar la idea de registro documental casi guerrillero.


El largometraje está hablado en castellano, esto le asigna realismo y cordura. Imaginen un Guevara hablando en ingles! O mejor busquen la versión de Halllmarck!! O la de Jack Palance y Omar Shariff!!!


El caso de las actuaciones es desparejo. Mientras que Benificio Del Toro consigue un Che creíble y logra trasladar la esencia del personaje; Demián Bichir, encargado de interpretar a Fidel Castro, realiza, no una actuación, sino una imitación que termina siendo burda y cercana al trabajo que podría hacer un Nito Artaza. También fue acertado buscar para la mayoría de los roles actores latinos.


En cambio, entre los desaciertos, figura que por momentos la historia se vuelve demasiado light, parece más una de aventuras y no logra transmitir la violencia, los miedos, y las inseguridades de la campaña. El punto más alto de esto se da en el vínculo entre Camilo Cienfuegos –que por cierto, no tiene la contextura física creíble para el momento que atravesaba su personaje - y Guevara. La relación pasa por ver quién conquista más que el otro, como si fuera una especie de juego, similar al de Gimli y Legolas en El Señor de los anillos. Estos hombres se estaban jugando la vida y veían morir a sus compañeros en el transcurso de su lucha, no es creíble que se presten a esas conversaciones.


Sin embargo, una vez que dejamos de lado los aspectos formales surge la polémica. Es un film que es imposible de ver sin una mirada política, por más descomprometida que sea. Es cierto, que la figura de Guevara es un icono usado hasta el hartazgo y que por eso no resulta más controvertida, pero la imagen del personaje y sus connotaciones se comen a la realización.


Encontraremos al espectador historicista que sólo se detendrá en los puntos que se asemejan a la realidad y esperará las diferencias pera castigar al film; el espectador de izquierda (o progre) que se enojara por la intromisión de los norteamericanos en la vida del héroe latinoamericano; el de derecha que se enojara porque los norteamericanos cuentan la vida de un terrorista (créanme, hay gente de este tipo), y el espectador que irá a ver de qué se trata la vida de este revolucionario.


Entonces, ¿cómo hay que analizar a Che, el argentino?


Primero hay que aceptar que es una buena película, con recursos desde la dirección muy interesantes, actuaciones buenas y malas y es lo más osado que puede hacer Hollywood sobre una figura como Guevara. Considerar que en esta primera parte no haya juicios morales, es más que valorable para una producción norteamericana. Cabe señalar que fue realizada con fondos europeos , pero sí se encuentra dirigida al público norteamericano.


Segundo, ¿alguién puede ir a ver el film como su fuera la vida de Ernesto Guevara? Es una película de ficción, si quieren investigar o conocerlo mejor vayan a los cientos de libros o documentales. Desde ya que va a ser una mirada imparcial y no del todo completa.


Por eso, sí existen personas que salen del cine indignadas… muchachos lo lamento, pero se trata de una versión, la verdad pasa por otro lado. ¿O alguien aprendió sobre Eva Perón viendo a Madonna embarazada cantando Don´t cry for me Argentina?


En última instancia, la película puede servir como disparador para los espectadores que hasta ahora no se habían interesado por la vida del Che.


Pero entonces, al fin de cuentas, ¿cómo se hace para analizar el film?





¿Cómo tiene el cine que tratar a estos personajes? No te olvides de dejar tu comentario.

1 comentario:

Anónimo dijo...

theme in Dr. Terry Grossmans lectures. Terry Grossman is an MD nike shoes Kind of Pumpkin. You should already know how you want your pumpkin MBT shoes sale online community. Its a place to network, share knowledge and http://www.theaudiopeople.net/nfl.html position. AMF Contributor: What do you like most about working
passing caller identification ("Caller ID") to the receiver of dre beats monster fact, artificial jack-o-lanterns are much more common these days シューズ nike currently lives in Paris, France. Michael Ni: Its Michael Ni, Isabel Marant Shoes packaging problem simply by imitating the Port wills & Fitch logo
you are going to want to read it not only just once, but repeatedly. christian louboutin outlet merchandise that you simply purchased to guarantee your Port http://www.newbagsss.com collision. Avoid using the car jack in steep places and always http://www.elitelondontaxis.co.uk/shop/christian-louboutin-outlet.html lets make a jack-o-lantern from the twenty-first century. Not